Sanciones al presentar erróneamente el borrador de la declaración de Renta

Llámanos al 932 456 116

Primera Visita Gratuita para Inicio de Negocio

En ocasiones por un despiste o por una mala intención puede haber errores o irregularidades en nuestra declaración de la renta o las obligaciones que tenemos con Hacienda. Esto puede acarrear diferentes sanciones, que dependen del tipo de infracción y la gravedad que se le supone y que pueden incrementar el precio a pagar de manera muy clara.

Llámanos al 932 456 116

Primera Visita Gratuita para Inicio de Negocio

A veces son errores involuntarios de los que no nos hemos dado cuenta, como un cambio de domicilio fiscal no notificado, un borrador con datos erróneos o mal cumplimentados o la presentación fuera de plazo de la declaración. Aunque puedan parecer actos sin importancia, el fisco nos cobrará un recargo por valor de 100, 150 o 200 euros, siempre que no exista un perjuicio para la Hacienda Pública.

Logo_Agencia

El borrador de la declaración

Uno de los problemas más habituales es el de los datos fiscales. Los borradores de la renta que elabora la Agencia Tributaria no siempre son correctos o están actualizados, así que es responsabilidad del contribuyente su revisión o rectificación antes de ser dado por bueno. También debes comunicar de forma correcta la inclusión de nuevos datos fiscales para poder llevar a cabo el ejercicio de forma correcta. “El borrador no es vinculante para la Administración. El hecho de que se acepte un borrador no exime de que Hacienda inicie cualquier procedimiento de gestión”, advierte José Luis Fernández Picazo, director en el área de tributación de KPMG Abogados.

Normalmente, esta omisión de datos se debe a un despiste, aunque puede ser que exista negligencia por parte del sujeto, algo que Hacienda tiene muy en cuenta. Lo más común en estos casos es falsear u ocultar datos, tales como ingresos de un segundo pagador o la aplicación de deducciones o bonificaciones indebidas para recibir una devolución o pagar menos.

Consecuencias

Si  la Agencia Tributaria detecta uno de estos problemas, deberás abonar no solo la cantidad que corresponde, sino también una penalización que puede oscilar entre el 50% y el 150% del importe total. Existen muchos condicionantes, por lo que cada caso es un mundo. Están recogidos en la Ley General Tributaria, y en general la infracción se considera leve por importes inferiores o iguales a 3.000 euros y la sanción es del 50% del importe no pagado.

Si se aportan facturas o justificantes falsos ya no es leve, y se considera grave si supera los 3.000 euros y más del 10% del impago es por ocultación de datos, con penalizaciones del 50% al 100%. El caso más grave es la utilización de medios fraudulentos, como dobles contabilidades y pueden acarrear sanciones del 100% al 150%.

Si has recibido una notificación de un incidente de este tipo y no sabes qué hacer en Gestoría Barcelona podemos ayudarte y estudiar con detenimiento tu caso concreto para llegar a una solución que beneficie a todas las partes. En poco tiempo solucionaremos tu demanda para que puedas solventar tus problemas con el fisco lo antes posible.

Llámanos al 932 456 116

Primera Visita Gratuita para Inicio de Negocio

Publicado en Declaración de la Renta.