Cambios de amortización por la nueva Reforma Fiscal

Son muchas las novedades que incorpora la Reforma Fiscal de este año y la entrada en vigor de la Ley 27/2014, por eso hoy queremos comentar las relativas a las tablas fiscales de amortización, un tema que puede resultar complejo y que suscita algunas dudas entre las personas que se ven afectadas por estos cambios de regulación. Así, este año se abandona el anexo del Reglamento del Impuesto donde se explicaban los elementos amortizables en divisiones para utilizar una que resulta más sencilla y que no es tan extensa, aunque puede suponer un problema en casos determinados de amortización.

Llámanos al 932 456 116

Primera Visita Gratuita para Inicio de Negocio

Recuerda que si no te queda claro el concepto en este artículo puedes pedirnos ayuda para que te asesoremos de una forma más personalizada.

Debido a estos cambios de regulación se plantea la duda de qué hacer con aquellos elementos de años anteriores que amortizan en función de las antiguas tablas y que con esta nueva regulación cambian de coeficiente máximo y periodo máximo de amortización. Muchas personas no saben bajo qué coeficiente se realizará la amortización a partir de este año, por eso queremos dar unas pinceladas:

Por poner un ejemplo, con la normativa anterior una locomotora se podía amortizar con un coeficiente máximo de un 7% y en un periodo máximo de 30 años y ahora las cifras cambian a un 8% en 25 años. Para entender la situación que se plantea con estos cambios de regulación hay que remitirse a la Disposición transitoria decimotercera de la ley “Aplicación de la tabla de amortización prevista en esta Ley en elementos patrimoniales adquiridos con anterioridad. Libertad de amortización pendiente de aplicar” que nos dice:

“Los elementos patrimoniales para los que, en períodos impositivos iniciados con anterioridad a 1 de enero de 2015, se estuvieran aplicando un coeficiente de amortización distinto al que les correspondiese por aplicación de la tabla de amortización prevista en el artículo 12.1 de esta Ley, se amortizarán durante los períodos impositivos que resten hasta completar su nueva vida útil, de acuerdo con la referida tabla, sobre el valor neto fiscal del bien existente al inicio del primer período impositivo que comience a partir de 1 de enero de 2015.”

Lo que nos viene a decir este texto es que estos cambios se contabilizan como “cambio de estimación contable” y no como cambio de criterio. Así, la norma establece que los cambios en estimaciones contables son aquellos ajustes en el valor contable que provienen por información adicional provocada por hechos no previstos en el momento inicial.

Esto implica que a partir del momento en que tengamos esa nueva información, en este caso desde el mes de enero de este nuevo año, modificamos la amortización, aunque no debemos hacer un ajuste por los años anteriores. Es un dato a tener en cuenta para evitar trámites y quebraderos de cabeza innecesarios.

Lo ilustramos con un ejemplo que ha publicado INEAF Business School en su blog de la mano de Ángel Luís Martínez Sánchez:

Supongamos que compramos hace 20 años una locomotora por importe de 10.000 euros. En su momento nos vamos a las tablas fiscales y decidimos utilizar el sistema lineal al periodo máximo posible, esto es, 30 años.

Nuestra cuota anual es de 10.000/30 = 333,33

Una vez amortizados 20 años, entra en vigor la nueva ley del impuesto de sociedades con el cambio de tabla de amortización, estableciendo un periodo máximo de 25 años.

Debemos cambiar la cuota de amortización para los períodos que restan atendiendo a la nueva tabla, dividiendo su valor fiscal (suponemos que coincide con el contable) entre cinco años.

Valor fiscal = 10.000 – (333,33 x 20) = 3.333,34

Nueva cuota = 3.333,34/5 años = 666,68

Pero añade un párrafo más para aquellos casos en que no estuviéramos utilizando el sistema lineal, sino otro de los que se establecen. A aquellos contribuyentes que aplicasen un método de amortización diferente a los del coeficiente de amortización lineal en períodos anteriores al 1 de enero de este año, y según la aplicación prevista para esta Ley se les dé un plazo de amortización diferente, podrán escoger aplicar el método de amortización lineal en el periodo que reste hasta agotar la vida útil sobre el valor neto que se dé al principio del período impositivo que comienza el 1 de este mes.

La conclusión de todo esto es que la amortización realizada hasta la fecha no debe ser ajustada, ya que solo hay que modificar las realizadas a partir de ahora.

Como este tema puede resultar confuso y se aplica a casos concretos, lo mejor es que recurras a un profesional que pueda ayudarte a solventar tus dudas. En Gestoría Barcelona somos especialistas en asesorar a profesionales, empresas y particulares sobre este tipo de temas y siempre tenemos una solución basada en tus necesidades concretas. Puedes ponerte en contacto con nosotros sin compromiso para que podamos empezar a gestionar tu problema y podamos resolverlo cuanto antes.

Publicado en Fiscal.