Los autónomos económicamente dependientes podrán contratar a un trabajador

Ya hemos hablado en otras ocasiones de una figura que está adquiriendo importancia en los últimos tiempos, el trabajador autónomo económicamente dependiente o TRADE. Por si no conoces el término, vamos a empezar hablándote de las características de este trabajador por cuenta propia para que puedas valorar si te interesa empezar a trabajar en este régimen y qué tienes que hacer para darte de alta y para sacar el máximo beneficio de tu relación con la empresa.

Llámanos al 932 456 116

Primera Visita Gratuita para Inicio de Negocio

¿Qué es un TRADE?

Cuando un trabajador por cuenta propia dedica la mayor parte de su tiempo en prestar servicios a un cliente concreto puede acogerse a un régimen que pretende regularizar su situación y crear un vínculo entre ambas partes. Así, trabajador y empresario pueden hacer un contrato que les permita crear unas condiciones de trabajo favorables para ambos y conseguir los máximos beneficios.

Requisitos

Para poder formar parte de este régimen, el trabajador autónomo debe percibir de una persona física o jurídica al menos un 75% de los ingresos por su actividad. Además, debe ser él que disponga del material y la infraestructura para llevar a cabo el servicio. También debe asumir por completo el riesgo de su actividad, de forma que recibe por ella una contraprestación económica que está pactada en el contrato. Como elemento añadido, el TRADE debe tener unas funciones totalmente diferenciadas de las de otro trabajador de la empresa para evitar el denominado “falso autónomo”, además de empezar a cotizar por contingencias laborales. Por último, solo puede tener vigente un contrato TRADE con una única empresa. Puedes consultarnos sin compromiso para conocer más datos sobre las características de un trabajador autónomo económicamente dependiente.

Hasta ahora, uno de los puntos fundamentales en la consideración de trabajador económicamente dependiente era que éstos no podían subcontratar a otro autónomo para realizar parte o la totalidad de las tareas. Esto hacía complicada la conciliación familiar, así que muchos autónomos encontraban complicado poder compatibilizar este tipo de contrato con otras obligaciones. Con esta reforma, se hace más sencilla la inclusión en este régimen.

Cambios en los requisitos TRADE

La nueva modificación de la norma permite que los trabajadores económicamente dependientes puedan contratar a un empleado también autónomo como apoyo en el desempeño de sus labores. La reforma entrará en vigor una vez que se publique el anteproyecto que modifica la norma anterior.

Implicaciones

Desde que este tipo de forma de autoempleo se crease en el año 2007, han sido muchos los autónomos que se han acogido a este régimen para poder aumentar su estabilidad laboral. No solo permite disfrutar de un vínculo laboral con una empresa o una persona concreta, que puede ser duradero en el tiempo y que se pacta a través de un contrato donde figura el tipo de actividad que se va a realizar y la contraprestación económica, sino que garantiza un 75% de los ingresos mensuales.

Aunque en un primer momento este régimen contaba con una serie de restricciones como la de la contratación de terceras personas, se va adaptando a las necesidades del colectivo para dar una solución de calidad que permita mejorar la situación de los trabajadores por cuenta propia.

Problemas del régimen TRADE

Muchos autónomos critican que la regularización de este régimen se trata de una excusa para legalizar la figura del falso autónomo, que está en alza en los últimos tiempos. Un falso autónomo es un trabajador por cuenta propia que presta sus servicios a una empresa de forma única tal como si fuese un empleado contratado pero disfrutando de menos privilegios, como falta de periodo vacacional, bajas o pagas extra. Muchas empresas obligan a sus trabajadores a pagarse ellos mismos la aportación a la Seguridad Social mientras que les exigen las labores de un empleado por cuenta ajena, algo a lo que puede ayudar este nuevo régimen.

Cómo darse de alta como TRADE

Si llegados a este punto consideras que te compensa realizar un vínculo como este con una empresa, queremos resumirte el proceso a seguir para hacerlo de forma correcta. Antes de nada, debes pactar con la empresa o la persona física las condiciones del contrato, que deberéis redactar para dejar claras todas las cláusulas. En Gestoría Barcelona podemos ayudarte en este sentido y redactar por ti el documento. Después, ambas partes deberéis presentarlo en una oficina de empleo para que quede constatado, y en un plazo de un mes deberás llevarlo sellado a una oficina de la seguridad social para que puedan registrarlo y empieces a cotizar por contingencias profesionales. Recuerda que es muy importante que tu labor esté diferenciada de la de otro trabajador de la empresa, porque si no estarías incurriendo en la figura de un falso autónomo. Para saber cuáles son los límites debes entender tu labor como un servicio externo prestado a la empresa. También podemos asesorarte en este sentido con el objetivo de que entiendas su implicación.

A la hora de rescindir el contrato

Una de las cláusulas que tiene que tener el documento se refiere al cese de la relación entre la empresa y el trabajador autónomo o la duración de la misma. Si fuese indefinida, la cláusula indicará las razones por las que se puede terminar la relación y la indemnización para ambas partes. Como te hemos dicho, lo mejor es que dispongas de asesoramiento en este sentido para que no te coja desprevenido. Podemos ayudarte con todo el proceso, la redacción del contrato, asesorarte sobre las condiciones, llevar el documento a las administraciones y hacer también una revisión de las cláusulas si fuese necesario.

Publicado en Autónomos.