Todo lo que debes saber al contratar un seguro médico privado

 

En el complejo entramado del cuidado de la salud, la decisión de asegurar nuestro bienestar a través de un seguro médico privado se presenta como una opción crucial y personal. Y, ante la creciente diversidad de planes, coberturas y proveedores, es fundamental navegar por este océano de opciones con conocimiento y discernimiento.

En este artículo, exploraremos detalladamente los aspectos clave a tener en cuenta al momento de contratar un seguro médico privado, desde la comprensión de tus necesidades individuales, hasta la evaluación de las opciones disponibles en el mercado.

Qué seguros médicos privados se pueden contratar

La manera más común de clasificar los seguros de salud se ajusta al perfil del usuario, por tanto, podemos encontrar seguros médicos privados para casos específicos:

  • Los seguros médicos para particulares ofrecen amplias coberturas, sin largas listas de espera, y accediendo a precios económicos gracias a la modalidad de asistencia con copago.
  • Los seguros de salud para autónomos cubren, además de las necesidades médicas habituales, la baja laboral, y se puede desgravar en la declaración de la renta.
  • Los seguros médicos familiares son ideales para las parejas con uno o dos hijos, sobre todo, si estos son pequeños y precisan diversas visitas al pediatra.
  • Los seguros de salud para embarazadas son perfectos para aquellas mujeres que desean ser madres, pues existen multitud de coberturas específicas para los periodos de gestación y parto.

Claves para contratar el mejor seguro de salud

Las necesidades de cada persona serán las que determinen cuál es el mejor seguro de salud en cada caso, para ello, es crucial tener en cuenta los siguientes factores, de los cuales, dependerá el precio del seguro de salud:

  1. Coberturas básicas o completas: Se diferencian básicamente en que, si fuese necesario, el asegurado podría disponer de hospitalización y de coberturas específicas, como la operación o intervención quirúrgica.
  2. Copago: Se trata del pago parcial que el asegurado tendrá que realizar por cada uso de su seguro médico privado. Por ello, el seguro sin copago, suele tener un precio más elevado.
  3. Periodo de carencia: Corresponde al tiempo de espera que el asegurado debe de cumplir para hacer uso de los servicios de su seguro de salud. Es establecido por cada compañía en función de la cobertura en cuestión.
  4. Edad: Pese a que las aseguradoras suelen establecer los 65 años como edad máxima de contratación, algunas compañías ofrecen pólizas incluso hasta los 80 años, aunque tienen un precio más elevado al ser de mayor riesgo.
  5. Duración: Existen dos posibilidades, duración de 12 meses desde el momento de la firma, o bien, duración hasta el final del año natural con renovación automática.
  6. Cuestionario de salud: Antes de la contratación, la aseguradora facilitará un test dónde se informará del estado de salud del paciente de manera actualizada, y será determinante en las coberturas que contendrá el seguro médico y su precio.

Para hacernos una idea, las pólizas pueden variar desde los 12 a los 250 € en función de estos términos.

Qué debe de cubrir un buen seguro médico privado

  • Hospitalización: Ingreso en habitación de uso exclusivo para el usuario y su acompañante, en un hospital concertado por la aseguradora.
  • Especialidades médicas: Lo habitual es que cubran áreas como la ginecología, la dermatología o la traumatología, aunque algunas compañías pueden establecer restricciones.
  • Pruebas de diagnóstico: Desde las más comunes, como una radiografía o un análisis clínico, hasta las más invasivas, como una endoscopia.
  • Asistencia primaria: Consulta con un médico de cabecera, elegido por el usuario, dentro de las posibilidades que ofrezca la aseguradora.
  • Servicio de urgencias 24 horas: Ya sea en asistencia domiciliaria, como en centros y hospitales.
  • Enfermería: Se presta en centros o consultorios, a no ser que lo prescriba el facultativo.

Beneficios de contratar un seguro de salud

Los seguros médicos privados ofrecen multitud de servicios para garantizar la prevención de enfermedades o, surgido el caso, curarlas. Además, el asegurado accede a un cuadro médico en el que podrá elegir el hospital en el que ser atendido, así como, su profesional facultativo, pudiendo acceder al servicio de manera rápida y ágil.

Cabe destacar que, muchas compañías ofrecen coberturas extras, como la asistencia en el extranjero, psicología, e incluso, un seguro dental completo, que incluye los tratamientos bucodentales y determinadas pruebas e intervenciones, que pueden ser realmente costosas.

Horario

De 9:00h a 18:00h de Lunes a Jueves
De 9:00h a 14:00h los Viernes

Logo GA-gad
Sicilia
Aragón